Close

En el primer post de Tendencias de Fundraising hablé del storytelling como herramienta de comunicación, hoy: ¡doble ración! Los fundraisers tenemos que dominarlo para generar esos recursos que tanto le hacen falta a nuestras organizaciones. Al final el objetivo (que no se nos olvide) es mejorar o incluso salvar la vida de muchas personas, merece la pena ¿no?

¿Por qué el storytelling debería ser un must dentro de nuestra estrategia de fundraising? Si bien, no vamos a descubrir el mundo del storytelling en este post, un repaso no nos viene mal. Emoción lo es todo en comunicación, y esta es el pilar fundamental de una campaña de captación de fondos, independientemente del canal: F2F, tele-marketing, RRSS, TV o prensa escrita. El fracaso de una historia significa una falta de compromiso de la audiencia, adiós a nuestros futuros socios o donantes.

Hablar de lo bien que lo hace nuestra organización – al igual que subrayar de los buenos atributos de nuestro producto en el sector privado – es cosa del pasado. La visión del consumidor clásica de homo economicus de David Ricardo ya es historia (afortunadamente). Cifras, números y hechos no generan emoción; recitar la misión de nuestra organización no genera emoción; decir lo transparente que son nuestros números no genera emoción! Llevar estos elementos a una historia real con nombre y apellidos, color de ojos, estatura, nacionalidad o creencias si genera emoción. La historia que vale es aquella que cuentas tú.

Pero no nos olvidemos del principal objetivo de todo esto, buscamos un call-to-action, las emociones son lo que hará que nuestra audiencia sienta el héroe que llevan dentro. Esa magia ocurre cuando una persona cualquiera siente empatía. Esa necesidad de ayuda de la persona protagonista de nuestra historia (ellos son el porqué de nuestro trabajo). Ahí, llega el punto álgido de nuestro pitch, donde le damos la oportunidad de alegrar su día, de sentirse como súper-héroe. Dale la oportunidad de hacerlo.

mkw4eamvjka-nicole-adams

Sin embargo, no todo es color de rosa en el compromiso generado a través de las emociones – en este caso a través del storytelling. Las expectativas generadas en nuestros donantes/socios son muy elevadas. Y mantener ese nivel de engagement con nuestra organización es todo un reto. Una historia tiene su fecha de caducidad y aquí empieza la carrera de fondo. La clave es variedad, diferentes estímulos a través de diferentes canales: usad diferentes stakeholders – las historias nos siempre tienen que tener los mismos protagonistas (voluntarios, patronal, trabajadores o proveedores) -todos tienen algo que contar. Canales: online (RRSS, web, emailing o video) offline (TV, metro, prensa o radio). Probar es la única manera de equivocarnos.

Para los más vagos de la clase aquí dejamos el resumen de las ventajas del storytelling:

  • Genera confianza: el compromiso es cuestión de confianza.
  • Fáciles de recordar: recuerdas antes la emoción que la información.
  • Fáciles de contar: hablamos con el donante de tú a tú.
  • Contextualiza los datos: pones cara a los datos.
  • Conexión más profunda: vamos más allá de nuestro yo racional.

Y sobre todo, que contar historias es algo que hemos hecho desde pequeños y no lo vamos a negar mola más que escribir un informe para nuestro jefe. Si tenemos alguna duda siempre podemos recurrir a nuestro papi o mami que tan bien nos las contaban.

Christian Büdgen

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Go top