Close

En la nueva serie post hablaré de las nuevas tendencias del fundraising, desde un punto de vista muy personal, uno que lo ha tomado como forma de vida (y de ganársela también).

De lo que viene a continuación (primer post) sólo te puedo decir que el gancho fueron las beers, pero tuvimos fundrasing del bueno. Desde luego un acierto, si uno quiere aumentar la asistencia del evento, me resultó cuanto menos sorprendente. Sorpresa fue también lo que sentimos cuando nos entremos del lugar elegido para la cita (IRB, Parc Científic de Barcelona). Jordi González Montané de Impulsa Fundraising eligió el escenario del IRB que más tarde sería protagonista de la cita como veréis.

111221mpirb302_web_training

Sarah Sherwood (Directora de Comunicación del IRB), nos presentó el que fue ganador del premio a la mejor campaña de fundarasing en 2015 según la Asociación Española de Fundrasing (AEFr) Scientists at IRB Barcelona dance for cancer, Alzheimer’s and diabetes research. Tengo que confesar que no la había visto todavía y la impresión fue más que positiva. Pero lo que más me interesa como fundraiser es indagar un poquito sobre las claves del éxito de esta campaña. Para ello la compararemos con es la campaña Ex-hombres lobo de la Asociación de Parkinson de Alicante, ganadora del premio a la mejor campaña de fundarasing en 2014. Ejemplo que siempre se nos viene a la cabeza, por su creatividad e impacto (tanto interno como externo).

La campaña se nos presentó en forma de un vídeo muy humano, en el que los protagonistas no eran estrellas de Hollywood (tampoco va a salir un Bardem aquí).  El hecho de que el propio personal investigador participara en él, supuso un reto en la realización, en palabras de Sarah Sherwood, según me confesó con una cerveza entre nosotros.  Pero claro, ésa es precisamente la esencia de la campaña. Y es que storytelling (del que tanto hemos oído hablar) es nuestro compañero de viajes. Ha llegado para quedarse. La información ya no es el aliado de los Marketers, sino que la emoción le ha adelantado por la izquierda incluso levantándole las pegatinas.

¿Por ejemplo, a quién se le ocurriría llamar ex-hombre lobo a una persona con Parkinson? ¿Y usar un laboratorio para montar un baile? Pues eso es lo que han conseguido unos tíos brillantes. Braking the rules, baby. Ése nuestro segundo ingrediente. Ambas organizaciones necesitaban notoriedad en un corto espacio de tiempo, con una inversión limitada o nula (en el caso del IRB). Mal compromiso. Sólo un elemento puede salvar la campaña: creatividad. Y de esto, sin duda, van sobrados  en ambos equipos.  Ya lo dijo un tal Einstein: “si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo”.

Por último, uno de los puntos más sorprendentes, como aprendiz en esto que me considero, fue la transformación interna que supuso la campaña para el personal del IRB. En el proceso de un año, desde la decisión hasta la finalización del proyecto,  la comunidad científica de la organización fue asimilándolo como suyo. Ya no son estos locos de Comunicación o Marketing, al final, todo el personal científico entendió la importancia de dar visibilidad a su proyecto tanto para financiación, como para la búsqueda de investigadores. Además, la campaña estaba pensada para que cualquier stakeholder que quisiera, pudiera aportar algo. Cualquier trabajador puede ser el embajador de su marca.

safe_image

Por poner un contrapunto a los halagos (merecidos). Es sorprendente pero cuando una campaña supera las expectativas surgen problemas. La falta de estructura puede limitar el beneficio económico y mediático que puede reportar una campaña. Por simplificar mucho, imaginad que 10000 personas quieren hablar con una organización al día pero sólo tienen un úncio número de teléfono al que llamar. Perderemos muchas por el camino. Desafortunadamente, no es el primer caso que nos encontramos. Hay un sinfín de retos que superar en el tercer sector, ¡vamos a por ellos!

Me he limitado a destacar los rasgos más cualitativos de la campaña, porque como fundraiser ya dedico mucho tiempo a los números. Y pretendo que esto de escribir sea más un hobby que un trabajo. ¡Cualquier fundraiser me entendería!

Christian Büdgen

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Go top